Sistema de alarma cableado o vía radio

Sistema cableado o vía radio (inalámbrico)

Un sistema cableado bien instalado es el sistema de seguridad más fiable, ya que es imposible su inhibición y reaccionará activando la alarma en caso de corte del cableado o intento de manipulación o sabotaje de cualquiera de los elementos del sistema.

Si por el contrario, no es posible instalar un sistema cableado, deberemos tener especial cuidado con el tipo de sistema radio a escoger ya que hay muy pocos fabricantes de este tipo de sistemas en el mercado que nos puedan garantizar inmunidad a los inhibidores de frecuencia.

Funcionamiento de un sistema inalámbrico monocanal

El enlace entre la centralita de gestión del sistema y cualquiera de los detectores asociados se realiza mediante una señal por radio frecuencia que puede ser de 433 MHz o de 868 MHz, dependiendo de la antigüedad del sistema, es decir, físicamente no existe una conexión entre los equipos, ésta se realiza por el aire. Lo que hace que estos sistemas sean vulnerables a los inhibidores de frecuencia, equipos que evitan que la señal que envía un detector a la centralita, en caso de alarma, no llegue nunca y por tanto que la centralita interprete como reposo una situación de alarma.

Desventajas y riesgos de instalar un sistema de alarma inalámbrico

(Riesgos en la seguridad)

RIESGO DE MAL FUNCIONAMIENTO POR INTERFERENCIAS.

Como todo dispositivo inalámbrico, los detectores de seguridad también están sometidos a las interferencias esporádicas que se producen en el espectro radioeléctrico. Esto suele ser por la interacción de otros dispositivos que ocupan la banda espectral, o por propios fenómenos que ocurren ‘aleatoriamente’ en el radioespectro .Los detectores cableados están libres de interferencias funcionando al 100% las 24 horas.

FUNCIONAMIENTO DISCONTINUO

Son bidireccionales, por lo que reconocen cuando se ha activado o desactivado la alarma.

Pero sin embargo, sigue habiendo muchos detectores vía radio que señalizan las detecciones de alarmas de hasta 10 minutos. Es decir, tras enviar a su Panel de Alarma una detección, el detector inicia una temporización en la cual no avisará de nuevas detecciones. Esto se hace por un motivo claro: ahorrar batería. (En los equipos más modernos esto ya no sucede). Esta operativa, conocida por los atacantes, representa una potencial debilidad de los sistemas vía radio. La norma UNE-EN50131-5-3:2005 y /A1:2008, no hacen ninguna mención al comportamiento que han de ofrecer los equipos respecto a este período de latencia tras comunicar una detección de alarma. Los detectores cableados comunican cada vez que se produce una detección, sin límites ni pausas.

TIEMPO DE RESPUESTA MUY LARGO POR EQUIPO PERDIDO

Sucede principalmente en detectores que protegen perímetros de exterior. Si el detector no esta cubierto por otro detector, cualquiera podría llevarse el detector de su emplazamiento, arrancándolo, tardando el sistema de seguridad horas en comunicar el aviso técnico de pérdida de detector (si está correctamente instalado debería mandar señal de sabotaje). Puede observarse en la Tabla 9 de la norma UNE-EN50131-5-3, que los detectores de Grado 2 certificados en la citada norma, disponen de hasta 120 minutos de ausencia continuada para que la central de alarma considere que se ha ‘perdido’ un detector y de aviso. De todas formas, siempre confirmar con la empresa instaladora, ya que estos tiempos pueden variar según fabricante de alarma. Con los detectores y sirenas cableados, adecuadamente instalados, cualquier arranque será detectado y señalizado por la centralita de alarma al instante.

RIESGO DE INHIBICIÓN

Cualquier equipo que funcione vía radio es sensible a inhibiciones, dejando el equipo inservible. Los detectores cableados no se pueden inhibir y si se produjera el corte del cable, el sistema lo alarmará de inmediato como una señal de sabotaje.

RIESGO DE MAL FUNCIONAMIENTO POR CAMBIO DE MOBILIARIO

Como todo dispositivo inalámbrico los niveles de potencia de emisión son bajos. Esto es así para evitar que la batería pierda su carga rápidamente. Si se realiza alguna modificación en el inmueble, tipo muebles, plantas, etc. puede afectar al nivel de señal de los detectores. Los detectores cableados carecen de este riesgo.

(Riesgos adicionales)

COSTES DE MANTENIMIENTO SUPERIORES

Los detectores sin hilos portan una pila que se agota dependiendo de las veces que se utilice el detector. Esta pila habrá que cambiarla periódicamente, normalmente indicado por fabricante o por protocolo de la empresa. Infórmate bien si el coste de dichos consumibles viene incluido en el precio, o si te lo cobran a parte (si, hay empresas que te cobran hasta la última pila). Los detectores cableados ahorran completamente esta problemática.

POCAS POSIBILIDADES

Existe muy poca variación de modelos y tipos de detectores respecto a los disponibles cableados. En determinados casos no encontrarás una solución a tus necesidades que se salgan de lo básico. En detectores cableados, el diseñador del sistema podrá elegir el detector más apropiado que se necesite para proteger adecuadamente el espacio u objeto.

IMPOSIBILIDAD DE INTEGRACIÓN DE EQUIPOS

Si algún elemento del equipo se estropea, solo se puede sustituir por otro igual del mismo fabricante. Pasado cierto tiempo dicho modelo se dejará de fabricar, y podrá suponer un problema. En alarmas cableadas, se podría sustituir por cualquier otro similar de cualquier fabricante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *